Testimonios

Muchísimas gracias por lo de ayer, sigo sin creermelo. Hemos pasado una noche estupenda, y esta mañana se ha cogido tantas veces como ha querido sin problemas.

Me gustaría ver como evolucionamos S.y yo esta semana, porque aun no me creo lo que has hecho por nosotros en una sola tarde.[...]

Este fin de semana había tirado la toalla, habia gente que incluso me decia que era imposible que volviese a cogerse. Esta mañana me he drenado el pecho congestionado y la leche salía a chorros.

Nunca imaginé que existía este tipo de servicios, pero conozco mucha gente que si lo hubiese conocido le habría cambiado la vida.”

V. y S.(1 semana de vida, el bebé no se cogía al pecho)

 

“Ens posarem en contacte amb La Clínica per mig d’una companya del grup de lactància. Des del primer moment ens va donar seguretat. De seguida va reconèixer els problemes que feien que Vera no s’agafara com tocava.Ens va explicar una sèrie d’exercicis que teníem que treballar per augmentar el reflex de succió i solucionar la dificultat que teníem en l’agarre.
No va ser un camí fàcil: donar-li el pit sovint per tal que m’estimulara, donar-li el suplement per alimentar-la i completar la toma amb llet que m’extreia prèviament. A banda de fer vàries extraccions amb el “sacaleches” per estimular-me i i poder canviar la llet de fórmula per llet materna.

Seguint les seues instruccions, poc a poc aconseguirem reduir les tomes de llet de fórmula i augmentar la presa de llet materna, fins aconseguir la lactància materna exclusiva. Desprès reduirem les tomes en biberó i així fins arribar a la lactància materna exclusiva i directament del pit.

Estem molt agraïts per l’ajuda prestada per La Clínica de la Lactància. Gràcies a elles hem pogut criar a la nostra filla de la millor manera possible: amb lactància materna”

P. L i Vera, 6 meses (relactación)

 

Cuando me quedé embarazada, tenía muy claro que le daría LM a mi bebé, y así fue. Todo parecía ir bien, hasta la primera revisión al pediatra: Había vuelto a perder peso. Me regalaron un bote de leche de fórmula y me invitaron a apoyarle después de cada toma.

B. apenas separaba las tomas, todo el día estaba mamando y aún así aumentaba muy poco. Yo sabía que el dichoso biberón no era la solución pero no me quedaba otra alternativa si queria que mi bebé saliera adelante.

Desesperada, me puse en contacto con un grupo de apoyo a la lactancia, donde por primera vez deje de ser la “loca de la teta”. Ellas me escucharon, y me animaron a contactar con una Consultora Certificada que pudiera darme ayuda mas especializada. Fue así como conocí “La Clínica de la Lactancia”

Una tarde fue suficiente para saber lo que pasaba: Tenía un frenillo oculto y su succión no era efectiva. 

Empecé a trabajar con el sacaleches para aumentar mi producción y así poder suplir la leche de formula. En una semana había mejorado un montón, tanto que empezaba a distanciar las tomas, no me lo podía creer.

Gracias al diagnóstico que le hicieron,  le intervinieron el frenillo. La mejoría fue notandose poco a poco, cada vez estábamos más seguros y tranquilos, y esa ayudita fue desapareciendo.  Ahora B. tiene 9 meses y aunque come un montón de cosas, sigue mamando a demanda.

Yo estoy muy agradecida, no solo porque pude darle de mamar cuando todo apuntaba a que no lo conseguiría, sino también porque un frenillo lleva asociados otros problemas que van apareciendo, muchas veces, cuando es dificil solucionarlos sin que aparezcan secuelas.”

MºA y B (9 meses, relactación y frenillo sublingual)